domingo, 20 de mayo de 2018

Frases memorables: The host


 "No es el rostro, sino sus expresiones. No es la voz, sino lo que dices. No es cómo te sienta el cuerpo, sino las cosas que haces con él. Eres tú la que es hermosa"

¡Hola a todos! Hoy vengo con otra de mis citas favoritas. Es del libro The host, de Stephenie Meyer. Fue un libro que me pareció muy interesante porque pese a tratar sobre una invasión extraterrestre, los extraterrestres son atípicos: son buenos y pacíficos (dentro de lo que cabe) y se pueden comprender sus acciones. Además, plantea unos personajes muy interesantes, que son solo mente. Y es que uno de los extraterrestres, Wanda, se mete dentro del cuerpo de Melanie y tienen que convivir ambas consciencias en un mismo cuerpo, por lo que es muy importante la caracterización de su personalidad para diferenciarlas. En ese aspecto, me gustó mucho la novela, porque la caracterización estaba bien trabajada, pero por otro lado, el triángulo amoroso que se forma ahí, pese a tener potencial, le falta profundidad y no me terminó de convencer. Pero la idea es buena, y por ese desarrollo de personajes me gustó más la novela que la película.

Me parece muy interesante el tema de que un personaje sea solo personalidad y no tenga físico, porque creo que es algo que falta mucho en la literatura: que los personajes se enamoren de la personalidad de la otra persona y no tanto por su aspecto. Sin duda, hay muchos romances en los que personajes se atraen por su personalidad, no hay duda de que si fuera solo por el aspecto no nos convencería como lectores, pero el físico siempre juega un papel importante. Por ejemplo, en la mayoría de los libros, en el primer encuentro, lo primero que se hace es describir el aspecto físico. Que sí, que en parte tiene sentido, porque es lo primero que se ve, pero me cansa que siempre se remarque eso, incluso cuando los personajes ya se han visto más de una vez. O la típica escena del baile en el que la chica baja por las escaleras (¿por qué todas las casas tienen escaleras y las chicas siempre tienen su habitación arriba?) y de repente se vuelve preciosa. Eh....no.

Eso es algo que me gustó de El imperio final o Elantris. En el primer caso, nunca se nos describe el aspecto de los personajes y pocas veces el narrador o los protagonistas alaban el físico del otro, sino que claramente se enamoran por sus acciones. En el caso de Elantris, el romance se da sin que los personajes se vean físicamente, algo que en una novela de fantasía me parece complicado.

Por eso, estos libros en los que los personajes no tienen cuerpo me parecen muy interesantes. Otros por este estilo son Lo que queda de mí, un mundo en el que todo el mundo tiene un hermano o hermana gemela que convive en un mismo cuerpo (pero la caracterización de voces no me pareció muy trabajada) o Cada día, de David Levithan, donde el protagonista tiene un cuerpo diferente cada día (el romance no me convenció, a ver qué tal la película que estrenan dentro de poco). Y aquí podríamos añadir también algunas novelas epistolares, como Contra el viento del norte (aunque aquí me falla que el escrito solo refleja cómo quiere mostrarse la otra persona, no cómo es).

Y bueno, voy a parar aquí que sino me extiendo hasta el infinito. ¿Qué opináis vosotros? ¿Os gusta la frase? ¿Qué novelas conocéis en las que los personajes se enamoren principalmente por la personalidad? ¿Sabéis más ejemplos de novelas en la que la el protagonista no tenga cuerpo?


jueves, 17 de mayo de 2018

Saga Nacidos de la bruma, Libro II: El pozo de la ascensión, de Brandon Sanderson


¡Atención, esta reseña contiene spoilers del libro anterior!

Título: El Pozo de la Ascensión
Autor: Brandon Sanderson
Traductor: Rafael Marín Trechea
Sello: NOVA
Fecha publicación: 12/2016
Idioma: Español
Formato, páginas: Tapa dura
Medidas: 133 X 245 mm
ISBN: 9788466660815

Sinopsis:
Durante los últimos mil años, han caído las cenizas y nada florece. Durante mil años, los skaa han sido esclavizados y han vivido sumidos en un miedo inevitable. Durante mil años, el Lord Legislador ha reinado con un poder absoluto gracias al terror y a su divina invencibilidad por la poderosa magia de la "alomancia". Kelsier, el Superviviente, el único que logró huir de los Pozos de Hathsin, encontró a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte. Los dos, unidos a la rebelión que los skaa llevaban adelante desde hacía mil años, han vencido al Lord Legislador, pero Kelsier ha muerto y ahora hay que reinar sin la ayuda del héroe y sin disponer de los poderes del Lord Legislador. Todo ello pone de manifiesto un hecho realmente aterrador: matar al Lord Legislador fue la parte sencilla. Sobrevivir a las consecuencias de su caída va a ser el verdadero desafío. Tomar el poder resultó tal vez fácil, pero ¿qué ocurre después?, ¿cómo se usa el poder? Una amena reflexión de estrategia política y religiosa en el marco de una aventura épica.

Opinión:
Impresión: Estático

Tenía muchas expectativas con esta lectura. Ya sabéis que pensaba que el primero sería mi 5/5 del año y no fue así. A pesar de todo, mis amigas Espe y Marta me animaron mucho a seguir leyendo los demás de la trilogía, cosa que hubiera hecho de todas formas, pero vaya, eso aumentó mi expectativas. Y claro, de nuevo, me ha decepcionado.

No sé cómo hacer esta reseña, la verdad, es muy difícil. Y es que el libro tiene cosas maravillosas, que hacen que quiera levantarme y aplaudir al autor, y otras cosas que no están tan bien. Voy a ir desglosándolas una a una:

Worldbuilding:

Como ya os comenté en la reseña de la primera parte, el worldbuilding de esta trilogía es increíble. De verdad, estoy asombradísima, maravillada. Por favor, que alguien ponga a este hombre al mando de un país, el mundo se lo agradecerá.

Para poder escribir un libro con un universo tan complejo yo me pasaría años recopilando información e incluso me haría una enciclopedia. Sanderson no, publica uno o más libros al año, y además es capaz de condensar toda la información de manera que sea ameno.

Tenéis que leerlo, solo así lo entenderéis, pero es que la construcción de este mundo que ha hecho Sanderson es fascinante. Ya quedé sorprendida con sus libros autoconclusivos, así que imaginad ahora, que tiene espacio para dar y regalar, lo mucho que logra profundizar. Me encanta ver cómo se tratan tanto aspectos culturales (religión, supersticiones) como las relaciones sociales y de poder.

De verdad, el mundo que ha creado es muy estable, perfectamente creíble. Ya sabéis que yo soy muy algo crítica con la coherencia y la construcción de mundos; bien, pues a partir de ahora voy a serlo aún más, Sanderson deja el listón muy arriba. En muchas novelas que parten de esta premisa (una ciudad medieval asediada por un ejército superior) se producen muchas licencias narrativas que en la vida real no se darían: los jefes luchan entre sí a un todo o nada, se enseña a luchar a campesinos en solo unos meses, los personajes principales nunca huyen asustados, matar a alguien solo te afecta momentáneamente, la guerra no te deja secuelas mentales para toda la vida, cada bando presenta un frente unido y nunca hay inestabilidad en el poder,...y podría seguir. Todo eso no pasa aquí. Tampoco puedo decir que este libro sea un manual de "cómo construir bien un asedio en tu historia" porque no intenta serlo, pero todos los aspectos que muestra son perfectamente creíbles.


Otra cosa que quiero destacar en este aspecto, y esto es importante, es que no nos encontramos largos fragmentos explicativo-descriptivos que se dediquen a desarrollar el mundo. La descripción está muy bien integrada y no se hace pesado en ningún momento, al contrario, sientes curiosidad por cada dato que se te ofrece.

A esto hay que añadirle que el mundo que se ha construido me parece bastante original, en especial por todos los tipos de seres paranormales que aparecen, seres que completamente nuevos, como los Kandras (masas gelatinosas inteligentes que pueden comerse los huesos de otras personas e imitar su aspecto) o los Koloss (unos seres de fuerza extraordinaria que aunque crecen, su piel no se estira y finalmente mueren despellejados) fascinantes, en especial porque el autor se aleja de la tradición Tolkien.

Además, me encanta lo científica y lógica que es la magia que aparece en el libro. Que la magia esté bien explicada (aunque eso no significa que tengas que saberlo todo) me parece algo esencial en este tipo de libros, pues evita que los autores se saquen trucos de la manga. Así que en este aspecto, el libro es brillante, debería ser una lectura obligatoria para cualquier escritor de fantasía que se precie.

Personajes:
En este libro vuelven a aparecer los mismos protagonistas que en el libro anterior, aunque se le añaden unos cuantos personajes nuevos que me han encantado. Entre ellos, puedo destacar a Tindwyl (madre mía, hay que hacer un máster para saber cómo escribir este nombre...), Oreseur (otro máster) y Zane. Este último me pareció fascinante y aunque se profundiza bastante, me hubiera gustado que se profundizara muchísimo más porque tiene mucho potencial.


Sobre los personajes secundarios/principales que ya aparecían en el anterior libro, el que más se desarrolla es Sazed, pues cobra mucho protagonismo. Pese a ser un personaje que en principio puede parecer plano, en este libro sufre una gran evolución y eso me ha encantado. Me hubiera gustado que con los demás miembros de la antigua banda de Kelsier pasara lo mismo, pero no ha sido así, quedan muy en segundo plano, cosa que es una lástima porque todos son personajes formidables.


En cuanto a nuestros protagonistas, ambos evolucionan mucho. Sabed desde ya que soy muy fan de Elend. Le encanta leer, ¿cómo no iba a gustarme? Además, es un trozo de pan, siempre preocupado por el bien del pueblo de un modo exagerado, tiene un gran corazón. A parte de eso, es un personaje que evoluciona muchísimo, pues pasa de ser un mindundi sin voz ni voto a alguien regio, merecedor de respeto y a quien hay que tener muy en cuenta.


Vin, por su parte se convierte en un personaje cada vez más complejo y es que a medida que avanza la historia descubrimos que ni ella misma tiene claro quién es, qué defiende ni cuáles son sus valores. Su inseguridad me ha parecido muy bien tratada, aunque quizás algunas ideas se han vuelto repetitivas y es que le da demasiadas vueltas a lo mismo.

Unos últimos personajes que quiero mencionar son los personajes ausentes, los que murieron. Me ha encantado descubrir como pese a haber muerto, estos personajes son tan presentes en la novela. Lo típico es hacer un drama en el momento de su muerte y luego recordarlos un par de veces, pero es que aquí tienen Presencia. Están constantemente presentes en las acciones y los pensamientos de los personajes. Por ejemplo, me parece impresionante como antes de actuar, a veces Vin oye la voz de lo que le diría su hermano (un hermano con el que tenía una relación amor-odio porque la había cuidado y maltratado toda su vida) en esa situación.

Una queja que tengo es sobre la ausencia de personajes femeninos. No ho sé, no me convence. Es algo en lo que no me había fijado demasiado en los otros libros que había leído del autor, pero Jeanny (que ha estado leyendo Elantris) me hizo caer en ello. Y es que en esta novela, solo hay tres mujeres: Tindwyln, Vin y Allrianne. Y ya está. Si hay alguna más, es una criada o una campesina que pasa corriendo. Que sí, que son personajes con fuerza, sin estereotipos y no hay machismo, pero son las únicas mujeres en un mundo de hombres, algo que me parece muy decepcionante, pues como mujer, no me siento representada en la novela.

Romance:
Ya sabéis que no soy gran fan del romance. Eso se debe a que en muchos casos acaparan toda la atención y el autor deja de lado la trama en favor de la relación amorosa. Otras veces es que los personajes son excesivamente pastelosos. O hay un instalove. En fin, mi problema con el género del romance es largo de contar y no viene a cuento. Pero quizás precisamente por el hecho de que no me gusta mucho el romance os va a sorprender saber que me ha disgustado que en esta novela no hubiera más romance.

A ver, como lo explico yo: Elend y Vin parecen más mejores amigos que una pareja. O mejores amigos o un matrimonio en sus bodas de oro, una de dos. No me convenció cómo terminó en el libro anterior, porque Elend descubrió que todo lo que sabía de Vin era mentira: pero la quiere igual (¿Hola? Sé que eres un trozo de pan, pero, pide explicaciones como mínimo, ¿no?). No ho sé, me han faltado escenas en las que se consolidara ese amor, entiendo por qué se atraen y es que son dos mitades que encajan a la perfección, pero aún así, ha faltado comunicación entre ellos y sobre todo, más escenas candentes de pasión.


Es que se llevan muy bien entre ellos, pero en ningún momento los he visto enamorados. Se dicen que se aman, pero yo como lectora, no lo he sentido. Hay una gran complicidad entre ellos, pero les falta pasión, no se demuestran nunca afecto y a penas pasan de darse un par de besos castos y son muy forzados. Si esto estuviera ligado a sus creencias religiosas o por la tradición, podría aceptarlo pero no es así.

Como he dicho, odio cuando en este tipo de novelas los personajes se olvidan de la trama y solo piensan en sus problemas amorosos. Vin y Elend (por separado, mucho sentido todo) piensan acerca de su relación y acerca de sus sentimientos pero eso en ningún momento eclipsa la trama. Esto me parece muy creíble: tienen mil y un problemas mucho más importantes que el típico "no soy suficientemente bueno/a para él/ella". Pero no ho sé, ya que incluyes un romance en al novela, moléstate en desarrollarlo

Así que en cuanto al romance, he sentido como si el autor no se atreviera o no supiera cómo desarrollarlo. Muy decepcionante.

Narración y trama:
Sobre la pluma del autor no tengo ni una queja. Usa un vocabulario muy rico, tiene una gran inventiva de palabras sin que sea algo abrumador y todo suena muy bien. Al igual que en el anterior libro, este está escrito en tercera persona pasado, y va saltado de un personaje a otro, de manera que la novela es muy global y vemos la situación desde una gran multitud de puntos de vista. Es algo muy acertado para conocer el conjunto con gran profundidad, pero tiene un gran defecto: la novela no avanza.

De los defectos que podría sacarle al libro, este es el que más me duele. Todo lo demás se lo puedo pasar, pero esto no. He sentido como la novela se estancaba. Luthadel está asediada por enemigos y Elend, Vin y el resto deben proteger la ciudad. Básicamente, la trama se resume en eso. Los personajes están trazando planes muy elaborados arriba y abajo, tienen grandes ideas y hacen muchas cosas, pero he sentido que la novela daba vueltas todo el rato a lo mismo y que no avanzaba.


No quiero decir que me he aburrido, pero no me he emocionado. Y eso es lo que más me entristece. Es cierto que hay un millón de incógnitas y me he quedado con ganas de saber muchas cosas, además, el autor dosifica muy bien la información y el misterio, pero esperaba estar ante un libro que no pudiera soltar en ningún momento, lleno de giros inesperados y con muchas sorpresas, pero aunque la curiosidad me hacía seguir leyendo, tampoco leía como una desesperada.

El problema no era la falta de giros, porque hay unos cuantos, en especial al final (y son bastante inesperados) sino que no los he sentido como una gran revelación, más bien era como si se diluyeran en la narración. Tampoco es que hubiera aburridas descripciones que entorpeciera la lectura (aunque las escenas de lucha [impresionantes] sí se me han hecho un poco largas), es simplemente que sentía que no avanzaba la trama.

Algo que sí me gustaría destacar es que es una historia con núcleo y mensaje. Toda la novela da vueltas entorno al tema de la confianza y la amistad, además de tener varias reflexiones sobre la vida que me han parecido muy acertadas. Todo esto me ha gustado mucho porque me parece interesante que una novela me aporte cosas, y esta sin duda lo ha hecho.

En conclusión, una segunda parte algo floja y mejorable, pero que merece la pena. Es un libro que tiene un worldbuilding increíble, con unos personajes apasionantes, llenos de claroscuros, con mucha profundidad y creíbles. El romance no está demasiado bien elaborado, pero la trama es interesante, y aunque la historia tiene poco ritmo y acción, hay algunos giros inesperados, y no podrás evitar sentir curiosidad por saber más.

Para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:




PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...

domingo, 13 de mayo de 2018

Viñeta del lector 40#


Durante muchos años, fui lectora en soledad. No conocía a nadie a quien le gustara leer. A nadie. Bueno, mentira, estaba mi hermano, pero nos llevamos seis años, así que nos encontramos en etapas de lectura diferentes (aunque hago pressing para que lea mis libros favoritos) y por tanto no estamos sincronizados.

Y entonces, me hice el blog y descubrí que había más gente a la que le gustaba leer. MUCHA más gente. "Encara me'n faig creus" de cuántos lectores somos. Y seguro que si habéis ido a una Blogger, estaréis más que de acuerdo. Los lectores podemos parecer pocos, pero eso es porque estamos dispersos por el mundo y porque nos quedamos encerrados en casa leyendo

Además, ¿qué significa "ser lector"? Se puede ser lector sin leer cincuenta libros al año, sin tener una cuenta de Goodreads, sin leer clásicos, sin hablar de libros constantemente. Y de este tipo de lectores hay más de lo que parece. En mi caso, no fue hasta la universidad que encontré gente que leía: G, a quién le encanta la romántica; A, a quien le encantan los mangas; Espe, que se lee todos mis libros favoritos;  L, escritora en ciernes y fan absoluta de la literatura New Adult,...

Los lectores somos más de los que parecemos, solo hay que estar atentos (esto va por ti, Describiendo mundos). Por eso me gusta llevar collares y pulseras de merchandising literario, es como un símbolo de identidad (aunque no los llevo mucho porque soy un desastre y les pasa como a los marcapáginas, se rompen o se pierden, y me sabe fatal. Juro que no es mi culpa).

Así que sí, la Viñeta de hoy me gusta, porque es cierto que no hay mucha gente que lea MUCHO (y no entremos en el debate de si leer revistas y en Internet cuenta como leer o no [me veo a Omaira pensando "ese debate tan solo se te ha ocurrido a ti, Laura"]), pero por otra parte me parece un poco elitista. Es como si quisiera decir que si lees poco serás del montón, poca cosa, mientras que si lees mucho, serás especial, tendrás un mayor mundo interior y será más culto que los demás. Y no voy a repetirme porque esto ya lo discutimos, pero no, no tiene por qué ser así.

¿Qué opináis vosotros? ¿Conocéis a muchos lectores? ¿Os gusta la Viñeta del lector de hoy?


jueves, 10 de mayo de 2018

Queridos mallorquines. Claves del trato personal en la isla de Mallorca, de Guy de Forestier

Título: Queridos mallorquines. Claves del trato personal en la isla de Mallorca
Autor: Guy de Forestier
Ilustraciones: Pere Joan
Páginas: 119
Formato: 15 x 21 cm
Encuadernación: Rústica
ISBN: 978-84-7651-269-2
Año: 1995
Precio: 12,00€

Sinopsis:
«Llevo muchos años viviendo en Mallorca y he de reconocer que todavía me cuesta entender algunas de las reacciones de sus habitantes». Mi amigo John W. pronunció estas palabras con semblante preocupado, en una fiesta de cumpleaños en la que se mezclaban extranjeros, mallorquines y otros españoles.
Así inicia este libro Guy de Forestier. En él se lleva a cabo con fina ironía un análisis de los hábitos y las maneras mallorquinas «que responden a una sabia manera de vivir, calmada y placentera, y que están corriendo el peligro de irse tontamente al garete».
Guy de Forestier se apoya en un buen número de anécdotas y experiencias recopiladas entre un grupo de más de cien personas, entre las que no han faltado historiadores, antropólogos, sociólogos, periodistas, sacerdotes o escritores.

Opinión:

Hace tiempo, un vecino me dijo que tenía un montón de libros que había heredado y que no le interesaban. Me pasé a darles un vistazo y este me llamó la atención porque parecía en clave de humor, así que me lo llevé.

Y lo cierto es que ha resultado entretenido. Yo lo he leído en castellano, aunque estoy segura de que está en catalán, y está dirigido tanto a aquellos residentes de Mallorca capaces de reírse de ellos mismos como para aquellos que quieran conocer un poco la peculiar filosofía de vida de aquí.

Cada región del mundo tiene sus propias particularidades y de todas partes hay tópicos. Este libro habla acerca de cómo un forastero ve nuestra forma de vida, cosas y detalles en los que uno mismo no se da cuenta, pero que luego cuando se lo dicen es en plan "Anda, pero si es verdad".

Comentar que el libro tiene cero base científica, pero lo admite y tampoco parece importante, más que nada es un intento de hacer un retrato social de la sociedad mallorquina. Muchas veces apunta varias teorías de por qué somos de una manera y no de otra, pero lo dicho, no tiene ninguna base científica. Y a ver, eso no está mal, porque si fuera así llegaría a ser aburrido, pero sí señala cosas interesantes.

En general ha sido divertido y en ningún momento he sentido que se riera de nosotros. A mi abuela no le gustó el libro porque "dice cosas negativas de nosotros y eso no es verdad" y además "cómo se atreve este, que no es de aquí, a hablar sobre cómo somos...", pero bueno, es que ella no entendió la ironía. Sin duda trata muchos tópicos, pero me ha parecido interesante cómo lo desarrolla. Es cierto que he sentido que daba muchas vueltas a lo mismo: que si isla de la calma, que si somos poco abiertos, que si hablamos dando rodeos,... y la verdad es que me hubiera gustado que hablara de muchas cosas más y que explicara muchas más anécdotas, pero vaya, no ha estado mal.

También hay que tener en cuenta que el libro se publicó hace veinte años, así que claro, el tiempo ha pasado y se nota. No me he sentido identificada con muchas cosas que se dicen, pero sí conozco gente que es así. Además, hay que entender que las cosas cambian y, por ejemplo, el turismo, aunque era elevado, ahora lo es aún más, así que nuestro ritmo de vida ha cambiado. En especial, me gustaría destacar este fragmento:

"Hasta hace pocos años, ser mallorquín era algo absolutamente normal en Mallorca. Todavía recuerdo la época no lejana en que alguien señalaba con el dedo para alertar: «¡Mira, un turista!» Pero hoy en día la población foránea supera, entre turistas y residentes, a la de mallorquines, de modo que, si esta tendencia se mantiene, pronto nos sorprenderemos diciendo: «¡Oh, un mallorquín!»"

Lo triste es que eso ya está pasando. A veces me he encontrado hablando con alguien en castellano, y después de un rato decir sorprendida "Espera, tu ets mallorquí?".

En cuanto al autor, no es único, "Guy de Fórestier" es un pseudónimo que juega con una cosa curiosa que hacemos aquí: diferenciamos entre "catalans" (de Cataluña), "foraster" (resto de España) y "estranger" (resto del mundo). El libro es resultado de una serie de reuniones entre gente de a pie que vive aquí y que quería hablar sobre la gente de Mallorca y compartir anécdotas. 

Añadir que el libro es cortito, (115 páginas), que tiene la letra grande y las páginas gruesas, y contiene dibujos (que no me han parecido gran cosa). En cuanto a la lengua, yo lo he leído en castellano, aunque el libro contenía varios fragmentos en catalán con su correspondiente traducción.

 En general, un libro curioso y divertido que recomiendo a los residentes con sentido del humor y a los que os apetezca saber un poco más de nosotros. En caso de que lo leáis  y queráis confirmar conmigo algunas de las cosas que se dicen, estoy dispuesta a contestar vuestras preguntas^^

Os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...3/5!


lunes, 7 de mayo de 2018

Visto en las redes 21#

¡Hola! ¿Cómo va todo? 

Hoy vengo con una entrada un poco más corta de lo normal, el mes pasado no pude estar tanto en las redes como me hubiera gustado, y este mes va a ser un poco más de lo mismo porque tengo que entregar el TFG y un montón de trabajos...Pero bueno, se hace lo que se puede. Además, así os doy un respiro y no tenéis que dejarme un Omaira-comentario.

Lo que sí vengo es con una novedad, y es que el blog ya tiene cuenta de Instagram (podéis ir al perfil aquí). Con la de cosas que tengo por hacer no es algo que tuviera planeado, pero unas amigas insistieron mucho me obligaron y nada, aquí estoy. No soy una experta haciendo fotos, pero bueno, supongo que iré aprendiendo poco a poco. Por otra parte, me habéis preguntado si voy a añadir Instagram a esta sección y..¿por qué no? Me parece buena idea, si encuentro alguna foto que me requeteencante o que genere debate (#LauraGenerandoDebate), puede estar bien.

En fin, creo que ya vale de introducción por hoy. Vamos a lo que vamos. Para los que aún no lo sepan...¿en qué consiste la sección? Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados este mes pasado por diversas personas y también es toda aquella información relacionada con el mundo literario que he compartido por las redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección para inculcaros a todos mi ideales y dominar el mundo literario porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales malas personas, sé quiénes sois ¬¬ (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener una recopilación. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil  de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter y Facebook, por lo que en esta sección me centraré en esas dos redes sociales (y Instagram ya se verá).

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré gracias a una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, pero siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene poco activa (no es una indirecta ni nada)

Por último, mencionar que varios de los mensajes están en inglés, así que, para superar la barrera del idioma, os los traduciré tan fielmente como me sea posible. Comentar que quiero daros las gracias por la gran acogida que tiene siempre esta sección y también por vuestros maravillosos tocho-comentarios (y los Omaira-comentarios también) que la enriquecen, pues ofrecen diferentes puntos de vista acerca de estos temas. 

Y sin más dilación, os dejo con la entrada de hoy:

Visto en Twitter:


Me encanta las críticas que hace Mientrasleo de la crítica "profesional", esa crítica que reseña libros para periódicos y revistas especializadas. Me gusta tanto, que he decidido hacer mi TFG sobre ello. Pregunta: ¿vosotros leéis este tipo de crítica? Yo, es que no puedo. Es lo que dice Mientrasleo, se llenan la boca de palabros que no entiendo, usan una prosa compleja y se enredan en sus propias palabras. De verdad, que lo he intentado, pero es que me pierdo y no sé si recomiendan el libro o no. Además, intentan ser siempre tan objetivos e imparciales, que termino de leer esas reseñas sin estar segura de si realmente han leído o no y qué han sentido al leerlo. No ho sé, en caso de que sí leáis este tipo de crítica, ¿me recomendáis la de alguna publicación en particular?


Tomo nota de esta lección de Gramática. Me encanta aprender cosas como esta. Ahora que lo pienso es completamente cierto, pero no había caído nunca en ello y estoy segura de que, como yo, lo habéis visto escrito más de una vez.


Soy muy fan de esta propuesta de Cara de cona. ¿Qué opináis vosotros? No ho sé, a mí me gusta, me parece interesante, sería como asistir a un curso de escritura. Y que luego tuvieran página web y la gente votara. No ho sé, no me alargo más, es solo que me encanta la idea. ¿Alguien tiene alguna queja al respecto?


"QUÉ SIGNIFICAN REALMENTE ESTAS ORACIONES:
«Cuál es tu libro favorito?» = Te quiero hacer sufrir
«¿Por qué no te deshaces de algunos libros?» = Vamos, vende tu alma
«Como veo que estás leyendo y que no estás ocupado...» = Quiero que me golpees con un libro"
Soy muy fan de Cait, ¿os lo había dicho ya? A ver, me molesta mucho que me digan cualquiera de estas cosas. Con la primera es que no puedo, tengo varios libros que me encantan de géneros diferentes, ¡no puedo elegir uno! (aunque actualmente estoy haciendo promoción para que la gente lea Elantris). El segundo, de verdad que no puedo, admiro a la gente capaz de donar/vender sus libros. Aunque sea un libro que me gustó muy poco y que sé que no voy a volver a leer en mi vida, es que no puedo deshacerme de él. El único caso en que lo hago es cuando es un libro que empecé y no terminé y sé que no voy a leer en mi vida o libros que me han regalado "porque sé que te gusta leer" pero que no me interesan lo más mínimo. Y en el último caso...no le he lanzado nunca un libro a nadie, pero a veces, ganas no me faltan (EjemMamáEjem)


"Humano: ¿Has leído este libro?
Yo: ¡Sí! ¡Lo leí en enero!
Humano: ¿Te gustó la parte en que...?
Yo: Jajaja, esto, no, fue en enero, ya no tengo ni idea de qué trataba"
Esto que dice Cait me pasa mucho, en especial con los libros que me han dejado indiferente. Pero no creáis, con mis libros favoritos también pasa, y me he dado cuenta ahora que estoy en plena tarea evangelizadora de mis libros favoritos, pues cuando convenzo a alguien para que los lea y luego quieren fangirlear conmigo y yo es en plan "es que no me acuerdo...". Por ejemplo, cuando mi amiga Espe o Jeanny leyeron Elantris, o cuando Patt y Espe leyeron El nombre del viento o cuando Espe leyó La canción secreta del mundo (sí, he obligado a Espe a leer todos mi libros favoritos, no me culpéis). Que sí, que me encantan y tengo un conocimiento básico de lo que ocurre, pero, ¡los leí hace siete años! Así que los detalles se me escapan. Y debería releerlos, lo sé, pero las expectativas de esa relecturas son tan agradables como la relectura en sí.


Estoy de acuerdo con Xavier Beltrán. Soy muy fan de la fantasía, pero todo en exceso cansa. Por ejemplo, no entiendo cómo El librero de Tetsu Hana lee romance histórico sin parar ni aburrirse. Es algo que no me cabe en la cabeza. Yo necesito variedad, aunque eso implique leer géneros con los que no soy muy afín. ¿Y vosotros?


"LAS DOS REACCIONES POSIBLES AL ENCONTRAR UN NUEVO LIBRO FAVORITO
1. «¡Amo este libro, todo el mundo tiene que leerlo!»
2. «Amo este libro, así que tú no puedes leerlo nunca porque si lo odias tendré que comerte porque este libro lo es todo para mí.»
Cierto, Cait, hay libros que recomiendo a todo el mundo (EjemElantrisEjem), pero otros son más especiales. No es que sean mejores o peores, sino que no creo que puedan gustarle a todo el mundo, y con el miedo de que la otra persona me diga que no le ha gustado, pues no los recomiendo y los guardo para mí, porque sino, me rompen el corazón (Espe no pasó del segundo capítulo de La princesa prometida, lloro mucho). ¿Os ha pasado?


"Cuando le prestas un libro a un amigo y ellos lo prestan a otro amigo, y de repente tienes que abrir una investigación forense..."
Yo es que soy muy de prestar mis libros. Con tal de fangirlear con alguien, no me importa prestarlos. Y luego, me pasan cosas como esta que dice Goodreads. Me pasó con Ghost girl, abrí una investigación, pero nunca se volvió a saber de él. Jó, con lo bonita que era mi edición...También me ha pasado con varios libros de lectura obligatoria, que los he prestado y no se ha vuelto a saber de ellos. ¿Habéis perdido algún libro así?


"Todo lo que estoy diciendo es que el 95% de las razones por las que quiero una biblioteca con escaleras es para poder correr, saltar sobre una de las escaleras y deslizarme majestáticamente junto a los libros con nuestras capas ondulando detrás de nosotros"
Poco tengo que añadir a esto que dice Cait. Soy muy fan. De verdad, me ha leído la mente. En serio, necesito hacer esto ni que sea una vez en la vida. ¿No os encantaría?


Aish, qué verdades que dices, Alhana. Pues sí. Ya de por sí estas etiquetas en los libros me molestan, pero es que aún me molesta más cuando son claramente mentira porque hacen que el lector espere una cosa y sea otra. Además, ¿no se dan cuenta de que eso aleja a parte del público? Mirad que Crepúsculo me gustó, pero si me venden un libro como "el nuevo Crepúsculo" no lo voy a coger ni en pintura, porque ya sé qué voy a encontrar y no.

Y bueno, hoy vamos a dejarlo aquí. ¡Nos leemos en los comentarios!

viernes, 4 de mayo de 2018

Primavera, estiu, etcètera, de Marta Rojals

Títol: Primavera, estiu, etcètera.
Autora: Marta Rojals
Any de publicació: 2011
Editorial: La Magrana
Pàgines: 368
ISBN: 9788482649665
Preu: 20,00 €

Sinopsis:
Publicada originalment el 2011, l'encant de Primavera, estiu, etcètera s'ha mantingut al llarg del temps, en un boca-orella persistent i allunyat de les operacions de màrqueting que l'ha convertit en un dels èxits més extraordinaris dels darrers anys. La visita de l'Èlia de cal Pedró al poble per Tots Sants, amb 34 anys i en un moment de crisi personal i laboral, és el peu per a una tragicomèdia amb un fort component generacional i un retrat precís i molt sonor dels usos i costums de la vida en un poblet de l'Ebre. Una novel·la inoblidable sobre l'amor, l'amistat, la família, la feina, les oportunitats perdudes i la possibilitat de trobar un lloc propi al món.

Por qué este título
"—Jo ja fa molts anys que ho sé, que vull tornar aquí. I em pensava que Barcelona, Nova York,
Tarragona, serien com un impasse. Créixer i formar-me, i després viure la vida assossegadament,
veure-la passar a un ritme natural, primavera, estiu, i tal i tal."
Opinión:

Y esta es la segunda lectura obligatoria del semestre. Y si con la primera empezamos mal, he de deciros que la cosa no ha seguido demasiado bien.

Este libro y yo no hemos empezado con buen pie. No os digo más, le cogí manía desde la primera página. ¿Por qué?, os estaréis preguntando. Por el lenguaje. Y es si no fuera por el lenguaje, os digo desde ya que le hubiera subido la nota. Al final me he terminado acostumbrando, pero empecé la lectura con un cabreo...y es que durante el primer puñado de páginas no podía pensar en otra cosa.

¿Y qué pasa con el lenguaje? Ya, perdonad, es que hoy no me explico. Pues varias cosas. Para empezar, los diálogos son transcripciones del habla oral.  Así que no solo están escritos de forma dialectal, sino que todos los barbarismos que usamos, todas las incorrecciones que hacemos, está ahí campando a sus anchas. Y eso es algo que como filóloga no puedo aceptar de ninguna manera. Es que se me iban los ojos. Estaba más preocupada por las palabras que por lo que se decía. Pero es que no os podéis hacer una idea. Aquí os dejo un ejemplo:


Como hay personajes de pueblo y de zonas con dialectos diferentes y la autora trata el tema de que la lengua te hace pertenecer a un lugar, pues mira, casi lo podría aceptar. Además, el lenguaje es sencillo y cotidiano, de manera que la narración se hace familiar y cercana. El problema es que no solo la novela tiene muchos diálogos (de manera que esta forma de escritura está por todo), sino que encima hay muchos diálogos en estilo indirecto, incrustados dentro de la narración, y nos encontramos el habla dialectal por allí en medio, de sopetón. En el fragmento anterior podéis ver un ejemplo.

Y si a eso le sumamos que he encontrado varios errores ortográficos...Es que de verdad, estoy muy enfadada, porque estoy en el último curso de carrera y me da mucha vergüenza ver que a veces no sé cómo se escribe una palabra. ¡Pero es que es normal! ¡Con ejemplos como este libro cómo va a aprender una a escribir correctamente! De verdad, si hubiera sido por mí, lo hubiera dejado allí, pero no me quedó otra que seguir leyendo y acostumbrarme a no fijarme demasiado si no me quería dar un patatús. Y ahora acabo de caer, ¿cómo lo haría el traductor para pasar este libro a otra lengua?

 Pasemos a la trama. Otro desastre, aunque este a nivel más personal. No me gustan las novelas de personajes. NO ME GUSTAN LAS NOVELAS DE PERSONAJES (alguien está muy sulfurada hoy, ¿eh?) ¿Pero cómo he decirlo? Segunda lectura obligatoria, segunda novela de personajes. Olé. Aish, es que este tipo de novelas que consisten en el desarrollo del personaje me aburren mucho. Esta novela trata de la vida de Èlia, una mujer de treinta y cuatro como cualquier otra. Qué interesante. No ho sé, la acaba de dejar el novio con el que llevaba unos catorce años, su trabajo es precario y pronto la echarán del piso, así que intenta evadirse pasando una temporada en el pueblo en el que se crió. Esperad un minuto que bostezo. Y no contenta con contarnos su vida presente, la protagonista narradora, primera persona, tiempo presente, se dedica a hacernos mil y un flashbacks de su infancia.

Y es que la mitad de la novela son flashbacks, esa es la parte que más me ha aburrido. Que sí, que el pasado nos permite conocer por qué Èlia es como es en el presente, pero muchos eran de detalles nimios y poco importantes, que solo estaban allí para ayudar a configurar su personalidad. No ho sé, es que hace tantos flashbacks que puede que hubiera sido mejor que nos contara su vida en orden cronológico, en especial porque hay un vacío de catorce años de los que casi no nos habla: su vida con su exnovio Blai. Me hubiera gustado conocer más de primera mano la relación de Èlia y Blai, en especial porque su ruptura ha marcado mucho a Èlia. Pero no, solo conocemos algunos detalles de su vida juntos y sobre todo de su ruptura, pero Blai no aparece en ningún momento, solo lo conocemos por los recuerdos.

No pasa lo mismo con el resto de personajes. Al ser una novela de personajes, solo faltaría que fueran planos y no estuvieran desarrollados. Por suerte, eso no es así. Si algo tiene de bueno la novela es que los personajes están bien construidos, tanto principales como secundarios. Todos los personajes tienen una vida independiente, una personalidad propia y sus propios secretos y demonios. Y eso está muy bien, me he alegrado que no todo girara entorno a las miserias de Èlia. Destacar en especial a Bernat, me ha gustado desde el principio y es un personaje muy interesante y mucho más complicado de lo que parece al principio, alguien muy real.

Esa es otra cosa positiva de la novela: su realismo. La autora ha creado unos personajes complejos y humanos, muy cercanos, y es que me he sentido muy identificada con los personajes, a los que he podido relacionar con gente de mi entorno y conmigo misma. De verdad, he sentido mucha empatía por Èlia, cómo sus problemas eran mis problemas. La autora se mete en la piel de Èlia de una forma increíble, explorando todos los recovecos del alma del personaje. La autora sabe de qué está hablando y expone de una forma maravillosa todos los miedos e incertidumbres de la protagonista.

Para ello, se dedica a trabajar muchos las relaciones de amistad y los lazos familiares de Èlia, algo que me parece fantástico, pues son unos aspectos que en otras novelas suelen ser secundarios. Me ha parecido que la relación de amistad entre Clara y Èlia está muy bien construida, y es compleja como la vida misma. No es la típica relación de amistad perfecta, vemos cómo hay una fuerte relación de dependencia y cómo el tiempo y la distancia pasan factura. También me gusta la relación de Èlia con su familia, de nuevo, unos lazos complicados, una familia en la que impera lo de "si no se habla de ello, no existe". Todo esto ayuda a construir muy bien a la protagonista, pues hace que te des cuenta de cómo nuestra personalidad se ha formado a partir de muchos factores y experiencias.

Comentar que la novela también trata otros temas que me han parecido interesantes. Por un lado se habla de la vida de pueblo: la dureza del trabajo de sol a sol, la paz del campo, los vecinos cotillas, la nostalgia, el sentimiento de formar parte de una comunidad...Además, también se trata el tema de los emigrantes, de esa gente que ha vivido toda su vida en un pequeño pueblo y luego se marcha a vivir a una ciudad. Hay varias reflexiones al respecto que me han parecido muy interesantes y es curioso ver a varios personajes que se sienten a medio camino entre un lugar y el otro, cómo el ser humano necesita pertenecer a algún lugar.



Y ya solo me queda hablar de otro de los grandes ejes de la novela: el amor. Me ha gustado cómo se cuece a fuego lento y cómo se desarrolla. Aunque el amor sea la principal preocupación de la protagonista y que la mitad de sus pensamientos se vinculen al amor (la otra mitad de sus pensamientos los dedica a los flashbacks), es muy difícil clasificar esta novela como romántica, y es que el núcleo de ese amor no se da hasta el final. Pero cuando digo al final es al final, que se iban terminando las páginas y no llegaba, y no llegaba, y no llegaba, que ya me mordía las uñas,...

El romance es muy previsible, se ve venir una hora lejos qué va a pasar y con quién, pero la autora alarga el encuentro, apurando al máximo, generando muy bien la tensión y luego, describiéndolo todo con mucha dulzura. ¿Que después de tanta tensión esperaba más escenas juntos, más desarrollo al final? Sí, pero bueno, me conformo.

Y es que con el final llegamos a otro punto negativo. Es un final agridulce. Primero: es un final abierto. No habrá continuación, pero el destino de la protagonista no queda nada claro. A ver, que en el fondo lo entiendo, la vida real es así, no hay un punto y final, pero no sé después de tanto marear la perdiz, me ha dado la impresión de que al final se introducen varias cosas que no se cierran del todo, y eso me molesta. Me ha parecido precipitado y poco claro.

En conclusión, un libro que tiene sus defectos y virtudes, al principio no me convencía, pero al final me he adaptado y no ha sido tan malo como pensaba. El uso lenguaje dialectal no me ha gustado nada, al igual que encontrarme con errores ortográficos, pero los personajes están muy bien construidos tienen mucha profundidad y son muy reales, de manera que el lector se identifica rápidamente con ellos y hace de sus problemas lo suyos, empatizando por completo. Trata algunos temas poco habituales y da mucha importancia a los lazos familiares y a los amigos, además de construir el romance sobre una gran tensión. El problema es que el ritmo es lento por los constantes flashbacks y en el fondo no cuenta nada nuevo, no hay mucha trama, solo desarrollo de personajes. Además, el final, abierto, es apresurado y deja varios cabos sueltos. A mí no me ha convencido, pero si te gustan las novelas de personajes y no te molesta el lenguaje dialectal, puede que lo veas con otros ojos.

Y para terminar, dos cosas. Primero, os dejo con esta reseña de Viu i llegeix, que me ha parecido que está escrita de una forma muy curiosa, y segundo, aquí os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...